20.12.10

suceso policial

"... en dicho lugar sorprendieron a cuatro individuos en los momentos que mataban a un caballo, con un cuchillo y una roca con la que lo golpearon en la cabeza, y que habían robado para faenarlo y vender su carne."

(pasó en quilpué hace pocos días de este diciembre de dos mil diez. la nota es de EL MERCURIO y su asepsia da náuseas)

adorado ser



adoradas las mañanas en que preguntas que como dormí entre mostrando tus dientes de leche primero y luego esos definitivamente blancos y fuertes. adoradas las tardes en que paseamos abrazaditos como sin tiempo con los oídos atentos a tus reflexiones del tipo cómo sería encontrar la búsqueda coherente en google. adoradas las horas de hacer las comidas que quizás pueden transformarte en un chef o mejor en un físico o un chef... "¿tú que crees mamá?". adorado esa tarde en que te vi aparecer entre mis piernas y pensé que te parecías tanto a una butifarra tan blanquito y con tus venas resplandeciendo. mi corazón extasiado por tu existencia. mi alma en un gran estallido. el hermoso del clan de los locos. así dice tu nombre. yamil. yamil. yamil. buen viaje en tu nueva vida en la capital. adorado ser.

9.12.10

gotitas rojas



subiendo los peldaños fui contando, las gotitas de sangre repartidas por la subida el peral. eran tantas y tantas. ¿sería bajando o de subida que las cosas sucediéronle al susodicho?. el ascensor estaba cerrado pues los operarios se encontraban en paro y el cerro tan arriba de esta arritmia solar que se sucede bordeando el medio día. esas gotitas de sangre tenían formas irregulares, aunque en su longitud formaban un conjunto colérico. hipnotizante. distraida de la melancolía que me abunda en esta hora del día, sólo pensaba en esas gotitas y en el que las perdió. en el motivo. en la causa. ¿por dónde? desvanecido ya el rojo sanguinolento , el de las manchas era un color viejo, rancio, amarronado. como mi estado de ánimo previa ausencia de mi querido yamil.

1.12.10

viaje en bus



estrujando el corazón
me acerqué torpe a tu cama última
los labios frío, los ojos ciegos
el alma quieta, el cuerpo herido
parecías un cristo destartalado
agonía felina de un garoto alicaído
triste paso hacia la muerte
tan en calma se te vio.

lagrimitas surcadoras
la vida en breves momentos
"¿tienes miedo"? te pregunté horrorizada
PARA NADA, contestaste apenitas
tan seguro hasta en el fin

escribo cruzando el túnel
y elpánico se me agiganta
terror a desintegrarme
porque TODO LO SOLIDO SE DESVANECE EN EL AIRE
y este túnel que no acaba
pildoritas a la boca

estertores finales de la modernidad
esa por la que te afanaste
marxista, marxiano, marido
a dónde partiste?
será que me ves?
ya no hay certezas en mi corteza
este cerebro ya no hace sinápsis

humo blanco hay a lo lejos
llego al puerto adormilada
perdida en tu recuerdo presente
escaleras amigables
techos intrincados
besos alcohólicos brillantes
un fumito para siempre

(fotografía: Rodrigo Gómez Rovira)