25.11.06

VARVAZAR

quiero publicar foto y texto, una especie de bloque editorial con la impronta de quien ha llegado de la nada al mundo visual. una suerte de mandarín piadoso del arte, algo relacionado con los bazares de baltazar, ese que vendía y poco cobraba porque el valor de sus bellezas le rendían más honores que el oro. la prestancia de mi oficio, no es más que la entrega de un manual amable, de la guía para compartir imágenes. Búsquedas de trazos vigorosos como osos después de la gran panzada en el parque de las colinas redondas. en el plenario de mis ideas abro este salón de encantos y aroma a jazmín, el baúl que encontré en la fragata de las luminosas naves que atracan en el puerto. limusinas sin más lunes que sus obsequios brillantes sobre el mar. entonces instalo aquí la bóveda del milagro, de tener tantos ojos abietos, inundados por el viento de la ciudad de los vientos.

desmedido

encontró la huella más cancina en el cuello del muchachín que la rodeaba con gustosos besos de manzanilla, en la piel exacta de su fugaz visión, como la mariposa candente que siempre fue. Su amigo querido que era músico, buscó por todos lados un rastro de la bella juana, la del rímel corrido, y el vestido roído. La otra que era sorda, no sabía donde guardar sus lentes de contacto que tanto tacto le habían enseñado, ya sea por la posibilidad de tener una visión general de las cosas, ya sea por el modo en que miraba, como si fuera un pioja milonguera. Cuando la pieza quedó vacía se sacó el calzón de sopetón y se metió la mano cochina, la que había metido hace poco en el manjar con nueces pasado por el cedazo del amor vago y tenue. LLovía como si el mundo se fuera a acabar en ese mismísimo minuto en que la chica ensendía el pucho maloliente como su aliento. basta de bromas, esto no es un juego. La fiesta se terminó. Mudó al segundo piso, el de las mujeres desconsoladas.

14.11.06

CIELOS DE JOSE MOGROL

José es, desde 2002, miembro fundador del colectivo fotográfico Plata[forma] y desde enero de 2005 del Estudio El Carromato (www.elcarromato.net) . Es reportero gráfico para el diario ”La Opinión de Granada”, desde el 2003. Además colabora con la agencia AP de España. Recientemente participó en la muestra colectiva BsAs-Madrid, 5ª Jornadas de Fotografías de autor, Universidad de Palermo.

En Valparaíso, es un vividor.






Joyce Cary
Ser peregrino (fragmento)

" Lo cierto es que la vida es dura y peligrosa: que aquel que persigue su propia felicidad, no la alcanza; que el débil ha de sufrir; que quien solicita amor se verá decepcionado; que el glotón no quedará saciado; que quien busca la paz, encuentra la guerra; que la verdad es sólo para los valerosos; que la dicha es sólo para aquel que no teme la soledad; que la vida es sólo para aquel que no teme la muerte. "

10.11.06

AUTOLIMITACIONES O LA CAPACIDAD QUE TODOS TIENEN DE ESCRIBIR

El taller consisitía en escribir una historia a partir de la frase "a punto de..." al que se le agregaba un verbo distinto cada dos minutos. Del experimento esto fue lo que salió:

A punto de morir estaba el viejo cuando las campanas iniciaron su repicar en la torre de la iglesia. Las mujeres de la aldea se agolparon frente a la casa del hombre para reclamar por sus objetos robados. A punto de besar la cruz que yacía en su lecho, el viejo repasó su vida como en un film. Cura, padre de dos niños, hermano, ladrón. A punto de creer que en un segundo se convertiría en un buen hombre, abrió los ojos y clamó en voz alta: "Perdóname Dios, perdóname". Gemía contando los segundos que le quedaban en la tierra. Su rostro, cada vez más demacrado, presagiaba el provenir. Afuera, las viudas insistían en sus reclamos. A punto de nacer, el hijo bastardo del moribundio empujaba el vientre de su madre, la mujer que por años fuera la secrretaria del presbítero. Nada sabía de su agonía a punto de pensar que saliendo de la maternidad expandería el rumor por el pueblo, la burla de su incesto sagrado. Nunca imaginó el rumbo que tomarían las cosas. A punto de empezar la noche, el hombre finalmente murió y el hijo, muerto nació.

9.11.06

Ruge mellado



"Cuando estuve en los ojos del caburga me sentí identificado con el entorno, la naturaleza, los bosques, los volcanes. Nunca había visto un volcán latente, con fumarola y todo, lo vi y dije: ¡ese es el Mellado!"

3.11.06

FIN

"Tuvo una muerte terrible. Su agonía duró seis días con sus noches. Hasta que perdió el conocimiento. Al fin murió. Su cuerpo ya se podría por las úlceras producidas por las ratas. El cadáver se corrompió en pocas horas. Llegaron las auras tiñosas. Y lo devoraron poco a poco. El festín duró cuatro días. Lo devoraron lentamente. Cuanto más se podría, más le gustaba aquella carroña. y nadie supo nada más."

Pedro Juan Gutiérrez
La Habana 1998

prefiero creer en los rumores