25.4.10

in conexos


el amor en los tiempos del facebook
soledad en la era del twitter
que es eso de los trinos?
cada cual con su cada cual
todos en su sigo mismo
me huele a podrido tanta introspección bloggera
pero aquí estamos
y así no más es
compartiendo sólo información
fría información

(yamil y ale en otoño de 2010 conectados)

adolescencia

(iván quezada)

U
na mañana por tus ojos velada
en que no dijiste tu nombre
es la gasa que envuelve la memoria
hasta que alguien levanta el telón:

Hamlet tenía razón: el tiempo es demorarse.

Ella ya sabe de quién hablo, desdeñosa y escéptica
después de décadas o sueños de lágrimas tiernas
No estoy bromeando, él era un poeta como tú y no como yo
Creía en la fama póstuma y así lo escribía, lo
deseaba rogando perdón al inmisericorde ridículo
Vamos a decirle que está excusado de sus versos
que nada saca con sus sentimientos en un alambre
cual ropa mojada y susurrante.

Eres libre de los orates, joven poeta adolescente
En el Hospital Salvador no necesitan a otro inocente
Estás de paso con tu alta frente y por eso no envejeces
Con los amigos te llevamos a la más bella del curso
para que nadie te acusara de pobre y triste iluso
La aceptaste como quien recibe un laurel
mientras —con el ceño fruncido— balbucías
el recuerdo del instante.

II

En la hora de las explicaciones
hubo alguien bajo de estatura, voz cavernosa
por el cigarrillo, que no pidió disculpas
por decir la verdad.

A veces su rostro se reflejaba en mi limpia corbata
de liceano en la «aborrecida escuela»
que fue el mundo ¿Te acuerdas de los nervios
antes del primer día de clases?
Para no equivocarte le dictabas los sueños a tu sueño
o hacías planes para un futuro en que no creías,
contando sombras en el cielo de la angustia.

¿Por qué quiso enseñarme literatura? ¿Para qué
me esperaba con tantos libros y tan baja temperatura
a la salida de su casa o justo antes del micro?
Él murió antes de mi última lección
sin coraza como vino al aire
con su nombre escrito en la frente:

Miguel Espinoza, debajo de un océano
vuelvo a verte —en los ojos
las huellas de los crímenes—
retando a duelo a los crápulas de razones tortuosas
y dispuesto a la derrota como los mártires
de la piedra filosofal.

III

Yo mismo pulvericé las palabras
el yunque de la edad temprana
sumando líneas de expresión
en la camisa
suspendida en el aire
la súplica de la vez primera
en que ella se aflojó los tirantes
y se cubrió el rostro con un pañuelo
queriéndome decir «denante
no fue amor aún falta para eso»

¿Acaso la eternidad?

20.4.10

odio


"Odiar es potente, es romántico, es viril, pero consume, daña, destroza, y no te deja crear"

(A.Fuguet en MissinG)

cada uno lee como lee

pasión, fuguet, muletas, señales, sexo

esta mañana vi a dos mujeres con muletas, una era bailarina, la otra secretaria. lo sé porque el puerto es chico y todo se sabe. recordé a la bella de Elle Fanning en The Curious Case of Benjamin Button. Daisy y su pierna rota. Daisy y su inquietud por el paso del tiempo. Entonces, no crucé la calle porque me pareció poco casual que me topara con esas dos mujeres justo cuando me disponía a pasar a la otra vereda. Una señal, me dije. Y era mediodía y tenía ganas de comer porotos granados y pensaba en que tenía prisa por encontrar el último libro de Fuguet y que no me quedaba más que atravesar, violar mis supersticiones pues las únicas librerías estaban del otro lado. conseguí Missing en la pequeña y escondida Ateneo, una librería de viejos con libros nuevos y además de barato, el ejemplar se veía lindo. Es adorable tener un libro nuevecito en las manos, acariciar el lomo, mirar la portada, la contraportada, hojearlo rápidamente y ver al pasar tosas esas letras juntas. Incluso olerLO. Me quedé durante horas sentada al sol leyendo nuevamente a Fuguet (la última vez que lo hice tenía 18 años) y no paré, incluso cuando subí al colectivo y cuando más tarde pude por fin comer mis porotitos... lo hice leyendo. Suspendí a Paul Auster y su Invisible inclusive. Es que las letras tenían pasión. Pasión, amor, pasión. hablando de pasión...
Una conversación por chat que interrumpió mi lecturaa: me resisto a creer que sea algo biológico
creo que está dentro del seso, no del sexo
17:24 yo: seso
mucho seso
demasiadas películas
17:25 pero hay terapias pa eso
17:26 darle como tarro

a: no creo que sea cantidad
es volver a sentir que el sexo es lo mejor
o una de las cosas buenas de la vida
17:28 Yo: si
17:29 pero cómo se hace eso
si no tienes práctica?
a se vuelve a sentir la dicha feliz que alguna vez sentiste
17:30 se recurre a la memoria
17:31 Yo: el amor despierta eso
creo yo
a: si po' sexo con amor
todo el rato
17:32 y el que no quiere no juega
Yo: suspiro
a: que no te dé asco a la mañana siguiente, eso es fundamental
TERNURA
17:35 Yo:sin
asco
ni arrepentimiento
sin decir: que hago aquí????
ojear
se escribe con h?
17:36 a: cuando lo hace con el ojo es sin hache, cuando pasa hojas es con hache
17:37 che hache uchted achi
si pues mi estimada alejandra,
cuando se pregunta: qué hago yo aquí?


18.4.10

viernes

me hubiera gustado besarlo pero tuve el mismo pudor de infancia y cuando ya se hacía tarde arrojé frases hechas en tiempos mentales sin registro previo en mi conciente salvo por su persistencia. así las cosas y con cruces de situaciones que nadie esperaba, la noche tuvo la inoportuna ocurrencia de asigarme màs impresiones. un txt de muestra: "muero de dolor, pídele a diosito que me lleve porque ya no puedo màs". el autor sólo podía mover sus dedos, el resto del cuerpo se estaba quedando en un sosiego involuntario a causa de LA ENFERMEDAD. y lo que turbaba mi corazón no era tanto esa súplica como la confirmación de su muerte en vida. el encuadre de esta triste impacto tenía olor a vino tinto y a pérdida de fe subiendo el cerro más empinado de la ciudad puerto. aún registro la fragancia marina de aquella madrugada y la imagen de un par de vagos sometidos al desequilibrio de sus posturas. pero la peor cojera de ese ridículo viernes fue que siempre quise probrar sus labios.